22 de octubre de 2007

Bares en España, mucha cantidad pero poca calidad

España, con un bar por cada 129 habitantes, es el segundo país europeo en número de establecimientos hosteleros, después de Chipre. Con más de 340.000 locales operativos, según datos de la UE (Eurostat). los bares españoles destacan a nivel mundial por sus cañas y tapas, si bien deberían invertir esfuerzos en la modernización de sus instalaciones. En este sentido, la franquicia brinda a las empresas hosteleras de la oportunidad de “reinventar” un concepto de bar que, en relación con el resto de países comunitarios, se ha quedado “obsoleto”.

Por comunidades autónomas, Andalucía se lleva la palma con 57.706 locales, el 15,7 por ciento del total que hay en España. Con un bar por cada 138 vecinos, el sur del país se sitúa a la cabeza con una prolífica industria hostelera animada, sin duda alguna, por el “factor turismo”. Sin embargo, el mejor ratio lo consiguen Islas Baleares, con un local por cada 91 habitantes. A la cola se sitúan Ceuta y Melilla, con un establecimiento por cada 250 y 171 vecinos, respectivamente. Paradójicamente, Madrid obtiene el tercer peor ratio con un bar por cada 165 madrileños.
Además del turismo, ¿a que se debe la elevada concentración de bares en España? No podemos dejar de lado nuestra cultura mediterránea, en la que predominan la costumbre de compartir conversación, mesa y mantel con nuestros vecinos… casi en cualquier lugar y en cualquier momento. Por otra parte, la hostelería ha acogido desde tiempos del éxodo rural la proliferación de pequeñas empresas con economías de subsistencia. La demografía también juega un papel importante, en relación con el hecho: en España hay 8.110 municipios, de los que el 60,3 por ciento tiene menos de 1.000 habitantes y en ellos vive el 3,4 por ciento de la población. Es decir, en los 3.217 municipios restantes viven el 96,6 por ciento de los españoles. Estas cifras hacen pensar que las grandes ciudades son un gran receptáculo para un negocio hostelero. Sin embargo, de la costumbre de poner en marcha un bar como solución laboral para las personas emigradas del campo deviene el panorama hostelero de hoy: miles de establecimientos obsoletos donde la modernización brilla por su ausencia, con un servicio poco profesional y ubicados en locales donde hace falta algo más que “una manita de pintura”.
La franquicia, una fórmula de crecimiento… y modernización
En este sentido, la franquicia es un sistema de crecimiento que impulsa a las empresas a innovar y modernizar los conceptos que desarrollan como negocio, ubicados en el sector económico que sea. En el caso del mercado hostelero, las enseñas que crecen adoptando esta fórmula muestran una mayor capacidad de adaptación al paso del tiempo. Y con total conocimiento de causa. Las cadenas de franquicias invierten muchos recursos económicos y humanos en detectar las carencias del negocio, de cara a la competitividad en el sector y, cómo no, de cara a la captación y fidelización del cliente final. Así, los estudios de mercado y la innovación como consecuencia, es una estrategia muy seguida por las enseñas interesadas en expandir un concepto de éxito probado.
¿El resultado? Establecimientos en renovación constante, que satisfacen las necesidades de un cliente exigente. Desde la decoración, pasado por el producto que ofrecen y rematando con el servicio, las franquicias se cuidan muy mucho de que todos los eslabones de la cadena cumplan con los preceptos de calidad predeterminados.Así, además de las facilidades obvias que supone formar parte del sector sumándose a una cadena de franquicias, el emprendedor cuenta con un negocio que no es estático y que, guiado por la central, evoluciona en pos de la rentabilidad.Bar y franquicia

Bar y franquicia
Tabernas Selectas Lizarran, una cadena que, apoyándose en la cultura del pincho de norte peninsular, ofrece en sus locales cañas y tapas tradicionales de la gastronomía española. Con más de 180 establecimientos operativos, está presente en la actualidad en casi una decena de países con un dato diferencial: ha conquistado el mercado estadounidense. Otra referencia es Odre y Hogaza, cadena que cuenta con casi una treintena de locales en el territorio nacional y se ha especializado como “taberna de tapas”. Desde la mañana hasta la noche, los establecimientos de la red ofrecen un producto muy cuidado junto con un servicio cercano pero profesional.Tabernas Jamón & Gambas basa su concepto en ofrecer un producto y servicios cuidados en una franja horaria que abarca prácticamente el día completo. A pesar de contar con una carta muy variada, no necesita instalación de cocina, siendo otra de las ventajas de esta opción la posibilidad de financiar hasta el 50 por ciento de la inversión del futuro socio. Desde Sevilla llega una propuesta genuina: Bodega La Andaluza. Una red de franquicias que basa su oferta en la gastronomía del sur peninsular y que ofrece un ambiente acogedor, típico de las bodegas de principios del siglo pasado. Con una oferta de calidad, cuenta con 14 locales en el territorio nacional. Cañas y Tapas es otra de las alternativas en franquicia. Con casi 100 establecimientos es otra de las redes más extendidas por el territorio nacional, gracias a un concepto que ofrece una carta de productos muy extensa y de notable calidad.Una de las recién llegadas al mercado nacional de la franquicia es Casa Camu, red de establecimientos que destacan por sus croquetas, con 15 sabores diferentes, y que ofrece una extensa gama de productos gastronómicos típicamente españoles. Finalmente, Los Bodegones ha sabido adaptar el sistema de franquicias sin perder el ambiente de un mesón tradicional extremeño. Un lugar para degustar los mejores productos de la gastronomía ibérica cocinados en barbacoa. Con un primer local de notable éxito, se ha lanzado a la búsqueda de emprendedores interesados en formar parte del sector.
Fuente: tormo.com

1 comentario:

Ful el Blogcazas dijo...

Las franquicias para los bares están muy bien para los países que no saben lo que es un bar. Da la impresión de que uno está comiendo en un aeropuerto. Aquí la única franquicia que funciona es saber si el bar es del Madrid o del Barcelona. El que no entienda eso será un brillante economista pero adanista sociológico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...